Efectos del consumo de cocaína


La cocaína es un poderoso estimulante del sistema nervioso central, por lo que se trata de una droga psicoactiva, y en este sentido produce disminución del cansancio y la fatiga, del apetito y del sueño. Estos efectos se deben al aumento de neurotransmisores cerebrales. Es una droga de la familia de las estimolotóxicas, contraria a la morfina, por ejemplo, que es depretóxica.
También estimula el sistema nervioso simpático, tanto por vía central como impidiendo la recaptación de neurotransmisores en el propio sistema. Como resultado de esta acción produce: sensación de euforia y bienestar, aumento de la frecuencia cardiaca y de la tensión arterial, elevación de la temperatura, hiperactividad motora, sudoración, aumento del azúcar en la sangre, y dilatación pupilar.
Otra acción a comentar es su gran poder vasoconstrictor cutáneo y anestésico local, lo que explica la destrucción y perforación del tabique nasal en los consumidores crónicos vía inhalatoria.
Daña directamente el cerebro produciendo efectos sobre la forma de procesar información o ideas, en el lenguaje, la capacidad de abstracción o incluso la conducta. Según los estudios del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), esta sustancia afecta a la estructura de la corteza cerebral, dañado la densidad de las espinas de las células piramidales, que son las que trasladan la información que se procesa en la corteza cerebral.
El consumo de sustancias como esta produce cambios en la percepción sensorial. Si el individuo consume diariamente puede producir trastornos en la personalidad: agresividad, irritabilidad, cólera. etc.
Es muy común que los consumidores habituales lleguen a tener depresión ansiosa producido por el síndrome de abstinencia que la propia droga produce.
La cocaína es una de las drogas con mayor porcentaje de adicción, ya que la dependencia psicológica es muy elevada.
  • Efectos y riesgos de mezclarla con otras drogas:
Si se consumen varias sustancias estupefacientes, mezclando, por ejemplo, el alcohol, con la cocaína, los efectos son impredecibles y aumentan el riesgo de sobredosis.
la razón más frecuente de la mezcla de sustancias suele ser para aumentar los efectos o incluso acelerarlos. También se pueden mezclar para apaliar los efectos negativos de alguna de las dos.
  1. MDMA y cocaína: reduce los ejectos del primero y el individuo tiende a consumir mas MDMA.
  2. Cannabis y cocaína: el primero reduce los efectos del estimulante y el consumidor tiende a aumentar las dosis del segundo.
  3. Cocaína y alcohol: se suele aumentar el consumo de las dos sustancias, pudiendo, sin darnos cuenta, caer en una intoxicación etílica o incluso muerte súbita, ya que al entrar en contacto con el hígado se produce otra sustancia llamada cocaetanol, que potencia los efectos de la cocaína. Al tener efectos completamente opuestos siempre hay deseo de consumir más. Es la mezcla más común entre los consumidores de cocaína.
  4. Ketamina y cocaína: La pérdida de control de la Ketamina se combina con la capidad de movimiento estimulante de la cocaína, aumentando así el riesgo de accidente.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada